Quería selfie con un gorila, pero la reacción del simio no fue tan amigable…

No quisieras estar de espalda cuando un gorila se dirige con toda la furia del mundo a atacarte, por suerte para este sujeto entre los dos había un gran vidrio de protección. Ahora, aunque no lo crean, la persona en cuestión no se dio cuenta de lo que sucedió porque estaba más pendiente del celular con el que iba a sacarse la selfie con el animal.

Advertisement

Todo esto sucedió en el zoológico Henry Doorly de Omaha, en Estados Unidos, así que ya saben si van a ver a los gorilas de ese zoo: no les gusta que le tomen selfies.

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Comments