Engañó a sus amigos y el karma no tardó en cobrársela

¡El karma! Siempre el karma viene y arregla las cuentas que dejamos pendientes, por muy mínimas e inocuas que sean. Si no pregúntenle a esta niña, que faltó a su palabra de saltar del muelle junto con sus amigos y al final también terminó cayendo al agua, eso sí, sin proponérselo.

Advertisement

A la cuenta de tres estos cinco niños iban a saltar del muelle, pero nuestra pequeña se arrepintió y entre una mezcla de picardía se regresó caminando por el muelle, sin darse cuenta que estaba llegando al otro extremo… ¡Y plof!

Hay que cumplir con la palabra dada, si no el karma aparece…

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Comments