¡Si no hay palomitas, este perro no quiere ver la tele!

He aquí a un señor y su mejor amigo: un precioso y goloso husky siberiano. Es de noche y hay ganas de ver la tele un ratito… así que el dueño se pone a hacer palomitas. Muchas palomitas. Un cuenco para él y otro para su perro.

Advertisement

Cuando se sienta delante de la tele, sabe perfectamente que el husky le va a pedir su ración, y por eso se la ha preparado con tanto mimo. Pero antes, quiere divertirse un poco. Le da una palomita y le retira el cuenco, para ver cómo le pide, ruega, suplica que le dé más. Y así lo hace, con gemidos, con su patita, con lametones. Por supuesto, se saldrá con la suya. ¿Cómo negarle nada?

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Comments