Una terrible historia más de dolor y maltrato animal

El maltrato animal parece una historia de nunca acabar. En este caso verás cómo cachorros de tigres recién nacidos son separados de su madre y obligados a posar para fotos con los turistas, nadar en piscinas aunque no quieran o tengan problemas motrices y, cuando son demasiado grandes, ser confinados a diminutas jaulas. ¡Qué vergüenza!

Advertisement
Advertisement

Comments