Cómo proteger tus dedos cuando usas el martillo para clavar

Advertisement

Hay una solución muy sencilla y que ni siquiera te costará dinero. Coge una pinza de la ropa, coloca el clavo en el agujerito que tiene en el centro, y deja espacio suficiente por ambos lados.

Ahora ya puedes empuñar el martillo asegurándote de que no te vas a hacer daño en los dedos ni romperte una uña. ¡No podría ser más fácil!

Advertisement

Comments