Ella Combina ser Madre y su Gusto por el Pole Dancing. ¿Tierno o Imprudente?

Puede ser cierto que a veces la pasión no tiene límites y que la práctica hace al maestro, pero ¿cuál es el límite si estás a cargo de un niño y lo quieres incluir en tus rutinas de pole dancing?

Advertisement

Ashley Wright es una entusiasta bailarina que no solo practica en una escuela de danzas sino que tiene además un poste en su living para continuar entrenando sin que importe el momento, inclusive si el resto de su familia está presente.

La deportista además posee una estrecha relación con su pequeña niña, puede verse en su cuenta de Instagram a la pequeña durmiendo con su madre, siendo alimentanda o cerca de su mamá mientras practica pilates.

Pero esta estrecha relación parece que empujó algunos límites y desató una polémica cuando Ashley tomó a la pequeña para que fuera parte de sus bailes en la barra. Entendible, ya que este tipo de danza tuvo inicios eróticos en clubes nocturnos, practicado indistintamente por hombres y mujeres y aún se lo relaciona con actividades poco “maternales”, a pesar de que hoy en día es reconocido y practicado como una actividad física por el gran trabajo aeróbico y muscular que demanda.

Pero ¿Tantas acrobacias y vueltas en altura, son aptos para una niña de tan corta edad? La señora Wright argumentó que “es una manera de ser madre siempre”, aunque el argumento no pareció convencer a sus seguidores, que no se mostraron conformes con la justificación y consideraron que la niña estaba en peligro y que cualquier golpe o caída podría ser hasta trágico.

Es sabido que en otras partes del mundo los atletas comienzan a muy corta edad su entrenamiento y tal vez sea la intención de Ashley que su pequeña sea la próxima estrella de la actividad.

No te pierdas la rutina de esta mamá pole dancer. ¿Crees que serías capaz de practicar este deporte frente a tus niños?

Advertisement

Comments